19 de October del 2016

Como reducir tu consumo de calefacción

Aprovechando que hemos entrado en el otoño y dentro de poco llegarán las bajas temperaturas y el frío, desde Veyfra os aconsejamos seguir estos pasos para reducir vuestro consumo en calefacción:

1. Instalar válvulas termostáticas en los radiadores. Estas válvulas sirven para aumentar o disminuir el flujo de agua que pasa por cada radiador. Con las válvulas tradicionales se varía el flujo manualmente (abriendo o cerrando la válvula). Las válvulas termostáticas tienen un sensor de temperatura integrado que permite que se abran o cierren automáticamente en función de las necesidades de la estancia. De este modo se evita tener un radiador emitiendo calor cuando no es necesario. El coste de estas válvulas es bastante bajo, hay soluciones por 20€.

2. Poner las válvulas termostáticas en la posición 3. Muchas viviendas, tienen ya válvulas termostáticas pero seguimos utilizándolas como las válvulas antiguas (completamente abiertas y sin regular). La posición 3 significa que el radiador intentará mantener la estancia a 21ºC. La posición 2 se corresponde con 18ºC y la 4 con 24ºC. Son valores aproximados, debido a que la sonda de temperatura se encuentra muy cerca de la fuente de calor.

3. No tapar radiadores con cortinas o cubreradiadores. Estos elementos impiden que el calor generado llegue correctamente al centro de las estancias, produciendo falta de confort o incremento de coste de la calefacción. Por otro lado si tiene  válvulas termoestáticas no funcionarán correctamente  debido a que la temperatura dentro del cubreradiador será mucho más elevada que la de la estancia y la válvula tenderá a cerrarse y no dar calor. Si tiene este problema y su radiador no calienta bien, hay válvulas con el sensor de temperatura externo para instalarlo fuera del cubreradiador.

4. Programa el horario de la calefacción. Si el termostáto de tu caldera no lo permite cámbialo por uno que te permita realizar programaciones diarias. De este modo evitas gastar calefacción cuando estés trabajando y puedes bajar un par de grados la temperatura de madrugada (cuando duermes la sensación térmica del cuerpo sube). Se aconseja marcar en el termostáto un máximo de 21ºC como temperatura de consigna.

5. Programa horarios por zonas. Existen válvulas termostáticas que realizan una programación horaria en cada radiador, esta función pemite el nivel máximo de ahorro. Puedes, por ejemplo, mantener las habitaciones a una temperatura baja hasta la hora de dormir y el salón a baja temperatura durante las horas de sueño.

6. Baja las persianas y corre las cortinas por las noches. Se evitan fugas de calor y que el viento frío choque directamente con las ventanas.

7. No abrir las ventanas en exceso. Con 10 minutos de ventilación al día es más que suficiente. Es mejor ventilar la vivienda en horas de mayor temperatura (medio día). Si apagas la válvula del radiador cuando ventilas evitarás tirar directamente la energía al exterior.

8. Apaga las habitaciones que no se usan. Aunque no tengas válvula termoestática cierra la llave de los radiadores de habitaciones que no se usen.

9. Invierte en aislamiento. Puede suponer un ahorro del 30% en calefacción (depende de lo antigua que sea la vivienda). Revisa puertas, ventanas y tambores de persianas para ver si están bien aisladas. Por estética, es muy habitual en casas antiguas que los radiadores estén debajo de las ventanas en un hueco o integrados (dentro) de una pared exterior. En estos casos es útil poner una chapa entre el radiador y la pared que evite que el radiador caliente la pared exterior en vez de la estancia.

Estos consejos no requieren costosas obras, simplemente cambios de válvulas o termostátos. Sin embargo os aconsejamos que os pongáis en contacto con vuestro instalador para que os aconseje y realice el cambio adecuadamente, No lo dudes, tu consumo se reducirá considerablemente.